18
    0
    SHARE


    Un camión de una empresa constructora dotado de una pluma sufrió un accidente la mañana del pasado martes 19 de diciembre en s’Atalaia de Sant Llorenç y tumbó una antena de telecomunicaciones de unos 25 metros de altura, que en su caída dañó a otra del doble de altura.

    El accidente se produjo cuando el conductor del vehículo, que resultó ileso y trasladaba material variado a este centro de comunicaciones ubicado en el municipio de Sant Joan, se bajó después de habilitar las dos patas de sujeción para estabilizar la pluma que debía utilizar para descargar la mercancía. Los soportes sobresalen a ambos lados del vehículo.

    Según ha podido saber este diario, el camión, estacionado en una superficie llana, se movió por causas que se desconocen y se desplazó hacia una pendiente, arrastrando una de las patas. Ésta golpeó el primer repetidor, de menor tamaño, que prácticamente tumbó. En su caída, esta estructura de metal golpeó a otra de 50 metros (el doble de su tamaño), que también ha quedado seriamente dañada.

    Al borde de un precipicio

    Varios operarios se desplazaron a la zona para intentar estabilizar tanto los dos repetidores afectados como el camión, que quedó a escasos metros de un precipicio de unos 70 metros de altura.

    El centro emisor está gestionado por la empresa Abertis, y el control técnico es responsabilidad de la empresa pucelana Retevisión, desde donde ayer no pudieron facilitar información sobre este incidente.

    Según ha relatado un testigo, los propietarios de una de las dos antenas (las alquilan después a empresas de radio y televisión), trasladaron hasta s’Atalaia un camión con una pluma de mayores dimensiones, pero no pudieron operarla debido a que las ondas electromagnéticas interferían en el mando que la controla.

    En este centro, ubicado a una altura de 360 metros sobre el nivel del mar, hay instalados varios repetidores que reciben y distribuyen la señal de radios y televisiones de ámbito local, autonómico y nacional.

    LEAVE A REPLY