Brazadas de Navidad

    16
    0
    SHARE


    Los nadadores ibicencos Ángel Esteban (Club Natació Eivissa) y Cata Fourcade (Club Náutico Santa Eulària) fueron los ganadores de la octava edición de la Copa de Nadal Illa d’Eivissa que se celebró ayer en Sant Antoni. Los dos jóvenes deportistas superaron a sus rivales, pero en especial a las gélidas aguas de la bahía de Portmany, que jugaron una mala pasada a más de un participante.

    El evento, que sumó 51 valientes en el mar sin traje de neopreno y que organizan conjuntamente el Club Natació Portus y el Ayuntamiento de Sant Antoni, recuperó su trazado original de 350 metros con salida en la zona de repostaje y llegada en el pantalán del área deportiva.

    Por lo que respecta a la categoría masculina, Ángel Esteban completó el trazado en 5:05 minutos, 10 segundos más veloz que Akram Chakkour. Joan Galindo, el vigente campeón, subió en esta ocasión al tercer escalón del podio con 4 minutos y 23 segundos.

    «Nadar con el agua tan fría es bastante duro. Me he tenido que parar a media travesía porque no podía respirar. Me ha tocado sufrir un poco», aseguró Esteban tras la victoria en su primera participación en la Copa de Nadal. El nadador, de 13 años de edad, fue cuarto en el Campeonato de España alevín de 100 mariposa que se celebró el pasado mes de julio en Barcelona.

    Mención especial merece la prueba que llevó a cabo la hispano-argentina Cata Fourcade, que mantuvo un bonito duelo con Susana Sevillano. La rivalidad con la catalana la llevó hasta la victoria en su categoría y al subcampeonato de la general con 4 minutos y 13 segundos. Sevillano paró el crono en 4:19 y Paula Vázquez se llevó la medalla de bronce con 4:58.

    Por su parte, Fourcade destacó el golpe de frío que le sacudió el cuerpo tras la salida en el Es Nàutic de Sant Antoni, donde unos agradables 20 grados fuera del agua hicieron que muchos espectadores dejaran a un lado sus chaquetas. «El sol ha hecho que el contraste a frío haya sido más duro. Lo peor ha sido la salida porque el agua estaba muy fría, se nota mucho y casi no puedes moverte. Los primeros metros he ido con la cabeza fuera del agua hasta que me he acostumbrado. Se me congelaba la garganta», declaró Cata Fourcade, una de las jóvenes con mayor proyección de las Pitiüses.

    El nadador más joven fue Eros Navarro con 12 años, mientras que el más veterano fue Carlos Vilás.

    La prueba comenzó con unos 15 minutos de retraso, ya que los sanitarios tuvieron que atender a una mujer que se golpeó la cabeza en una caída.

    LEAVE A REPLY