El machismo mata

    12
    0
    SHARE


    Concentración. Acabar con la violencia machista no es sólo labor de las instituciones, sino de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad. Así lo recordaron ayer la Associació de Dones Progressistes y el Espai Dones de Formentera en los actos de reivindicación del Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

    «El machismo daña. El machismo mata». Es el contundente mensaje del manifiesto de la Associació de Dones Progressistes que leyó ayer por la noche la escritora Iolanda Bonet, en el acto central de conmemoración del Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Más de cien personas se concentraron en la plaza del Parque para mostrar su rechazo a la violencia machista. Todas ellas se quedaron muy impactadas por la performance sobre la trata de mujeres que precedió a la lectura. Prostitutas que sus chulos venden como una mercancía cualquiera para el disfrute de los clientes, hombres que prefieren no ver que, en realidad, son esclavas del siglo XXI. Sobre la pared de un edificio, mensajes: ‘Cuatro de cada diez hombres en España son o serán puteros’, ‘en España la trata con fines de explotación sexual mueve cinco millones de euros al día’… Mientras los asistentes a la concentración contemplaban, serios y circunspectos, la performance, un grupo de individuos tomaban fotos de las chicas, hacían comentarios soeces, se reían.

    Bonet señaló que la violencia contra las mujeres «es la punta del iceberg de toda una estructura social y cultural que sigue manteniendo, y aún legitimando, el trato desigual, las discriminaciones y jerarquías por razón de sexo, género o identidad u opción sexual». «No podemos mirar hacia otro lado, porque nos concierne a todas y todos», señaló la escritora, que insistió en que los diferentes tipos de violencia machista –«física, psicológica, económica, sexual, simbólica, feminicidio y mutilación genital»– no se dan únicamente en la pareja sino que impregnan «nuestra cultura, nuestro sistema, nuestra sociedad, nuestro día a día».

    La asociación propuso una fórmula para acabar con esta lacra: «conciencia, inconformismo y más feminismo». Además, en el manifiesto, se mostró esperanzada al ver que «las calles se llenan de protesta, las redes y medios arden en debates ante agresiones y cada vez más personas se posicionan y toman partido contra la violencia». El documento recordó un año más el trabajo que deben hacer las instituciones, pero apeló también a la «responsabilidad» de cada uno: «Os animamos a que os atreváis a cambiar, a que os comprometáis en vuestro día a día con la erradicación de las violencias machistas». Además, recalcó que se trata de un compromiso «urgente» porque «hay vidas en juego». «¡Ni una menos!», concluyó la lectura Iolanda Bonet, lema similar al que figuraba en la pancarta que sostenían varias integrantes de la asociación: « Ens volem vives!».

    «Ni un paso atrás»

    Horas antes, en Formentera, cerca de medio centenar de personas se concentraron en la plaza de Sant Francesc para conmemorar el 25 de noviembre. «Ni un paso atrás contra el maltrato», señaló Dolores F. Tamargo, presidenta de Espai Dones, durante la lectura del manifiesto. «Una de cada tres mujeres y niñas experimenta episodios de violencia a lo largo de su vida… Son demasiadas», continuó antes de indicar que esto ocurre en todos los países y sociedades. «Es la violación de los derechos humanos más extendida y la más común en aquellos espacios que deberían ser los más seguros, como son la familia y la pareja», explicó antes de exigir a los gobiernos más protección para las víctimas, políticas de igualdad y recursos para ello y a la sociedad, un cambio. También exigió educación basada en el respeto y la igualdad, que los hombres no sean pasivos en esta lucha, alzar la voz contra el acoso y la violencia, denunciar la publicidad sexista. «La violencia y el acoso contra las mujeres y las niñas debe parar. Ni un paso atrás contra el machismo», concluyó.

    La consellera de Bienestar Social de Formentera, Vanessa Parellada, que asistió a la concentración, destacó el «repunte de denuncias» de malos tratos en la isla. A pesar de esto, hizo hincapié en que cada vez menos casos son de emergencia, lo que indica que las mujeres toman la decisión de denunciar o salir de esa situación antes de acabar en el hospital. Parellada recordó que las mujeres de Formentera que necesitan un piso de acogida tienen que recurrir a los de Ibiza aunque, para casos de emergencia, el Consell de Formentera dispone de un espacio en el que pueden pasar la noche.

    El monstruo de los malos tratos

    Que el agresor se sienta observado. Que sepa que toda la sociedad le vigila. Es el mensaje del grafiti contra la violencia machista que, desde ayer, decora la tercera planta del Espai Jove de Sant Antoni. Lo ha diseñado Susana Pérez y lo pintaron, durante la tarde, un grupo de adolescentes. El dibujo muestra a un monstruo con mensajes agresivos al que observan decenas de ojos.

    «No es que sea pesimista, pero estoy preocupado», comenta Alejandro Vide, director del Espai Jove, que explica que ve habitualmente comportamientos en los adolescentes que muestran lo «instalada» que está la violencia machista en la sociedad. «A veces escucho comentarios que les hacen a las chicas, cómo las vacilan, y ellas ni se inmutan, es algo normal», comenta Vide, que indica que, cada vez que presencia una situación así la frena al momento para que ellos mismos se den cuenta de lo que supone. Vide confía en que «poco a poco» estos comportamientos acabarán desapareciendo, pero asegura que para ello es necesario mucha educación y, sobre todo, «machacar» con los mensajes.

    LEAVE A REPLY