Elas Torres: "El proyecto del que estoy ms orgulloso es el prximo"

    14
    0
    SHARE


    El arquitecto ibicenco Elías Torres está centrado actualmente en reformar su casa ibicenca, “sobre todo poniendo en solfa la estructura por las humedades”, aunque no es su único trabajo en la isla: “Hay otra cosa que no puedo comentar”, ha adelantado esta mañana, en un encuentro fortuito con varios periodistas en el que se ha dejado abordar para apartar sus habituales reservas y valorar el Premio Nacional de Arquitectura que otorgó hace unos días el Ministerio de Fomento al despacho que abrió hace casi medio siglo con su socio, José Antonio Martínez Lapeña.

    El premio se entrega a una trayectoria profesional de varias décadas y a la labor pionera de un despacho puntero, aunque Torres no se duerme en los laureles y asegura que el proyecto del que se siente más orgulloso “es del que vendrá después. No tenemos el despacho cerrado”, bromea.

    Torres ha explicado que en los últimos días no ha dejado de recibir felicitaciones de amigos y de toda su familia por la distinción: “Nos han hecho partícipes de su alegría porque nos hayan dado este premio. Yo creo que esto es lo más importante”, asegura el arquitecto, que ha recibido el veredicto de Fomento “con sorpresa” y admite que le parece “fantástico” que este año su despacho haya resultado el elegido. “Lástima que no estén ya los más ancianos, que son los que estarían más contentos” por el galardón, ha valorado sin querer entrar en los motivos que desgrana el jurado para argumentar el fallo: “Yo no puedo decir qué opinión tengo de nuestro trabajo”.

    “Somos mayorcitos para ir a concursos”

    “¿Qué le vamos a hacer?”, contesta al preguntarle por la queja de sus compañeros de gremio sobre la escasez de trabajos públicos en la isla firmados por el arquitecto ibicenco más prestigioso. En esta etapa de su vida profesional, Martínez Lapeña y Torres no van “a buscar clientes”, sino que éstos les llegan “o por amistades o porque alguien ha visto nuestro trabajo”. Los encargos públicos “pasan todos por concurso público y ya somos demasiado mayorcitos para ir a concursos”, ha comentado con humor.

    Torres también ha lamentado el “daño” que han sufrido algunos de los trabajos que ha hecho en la isla, que ha señalado en dos casos. Uno es el de la Casa Van den Driessche, en los acantilados de Cala Molí, que ha denunciado que “están intentando derribar”, aunque ha explicado que el Colegio de Arquitectos “está intentando defenderlo”. El segundo caso no ha querido ubicarlo, aunque lo ha definido como “una mutilación”. “Si tiene que romperla sólo para entrar, ¿por qué no se compra una casa que pueda mutilar y hacer a su gusto?” ha comentado el arquitecto.

    LEAVE A REPLY