Expedientado un local de ocio de sArgamassa por el ruido de una fiesta

    13
    0
    SHARE


    El Ayuntamiento de Santa Eulària ha comunicado a la propiedad de un establecimiento de ocio de la zona de s’Argamassa que se enfrenta a una multa de hasta 12.000 euros por haber celebrado una fiesta a finales del mes de agosto en que los ruidos producidos superaron en ocho decibelios el límite legal.

    También se ha comunicado al negocio que tiene seis meses para tomar medidas correctoras como la instalación de limitadores o cualquier otra que técnicamente sea necesaria y, si no lo hace, el Consistorio podrá tomar nuevas medidas sancionadoras.

    Según figura al expediente sancionador iniciado por la administración local, el pasado día 30 de agosto se registraron quejas por parte de los vecinos de la zona de s’Argamasa que denunciaban las molestias que generaba la celebración de una fiesta a un establecimiento de ocio ubicado a aquella zona de costa. En atención a estas denuncias, el Ayuntamiento de Santa Eulària decretó la realización de una sonometría que, después de los ajustes técnicos necesarios, reflejó un volumen de 68 decibelios, 8 más de los permitidos en aquella zona y en aquella franja horaria. Las medidas se tomaron por la tarde.

    El resultado de las medidas oficiales representa una infracción grave del artículo 33.2 de las ordenanzas municipales en materia de ruidos así como del Real decreto 1367/2007 que desarrolla la Ley 37/2003 sobre Ruidos. Este hecho implica que se pueden aplicar diferentes tipos de sanciones que van desde una multa que puede ir entre los 601 y los 12.000 euros, hasta la clausura temporal de las instalaciones, pasando por la suspensión de autorización de apertura, siempre atendiendo a criterios de proporcionalidad.

    La sanción económica se puede rebajar al 50% si la empresa reconoce la comisión de los hechos y acredita que ha tomado medidas para evitar nuevas emisiones excesivas de rumores.

    LEAVE A REPLY