La expareja de Sara Calleja no va al juicio porque quiere ingresar en un psiquitrico

    20
    0
    SHARE


    El juicio previsto para hoy en León contra el belga C.C., expareja de Sara Calleja, para quien la Fiscalía pide dos penas de un año de prisión cada una de ellas por la presunta comisión de dos delitos de amenazas y coacciones en el ámbito familiar, se ha suspendido porque, según publica el Diario de León, el acusado no se ha presentado porque tiene intención de ingresar en un hospital psiquiátrico.

    Además de esta causa, que se lleva en León, la Fiscalía de Eivissa solicita siete años de prisión para C.C., investigado en este caso por acosar presuntamente a Sara Calleja, que se quitó la vida en Vila en julio de 2015 «inducida» por su maltratador, según declararon entonces en su momento los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía que llevaron el caso.

    El abogado del belga alegó que el juicio de hoy, por amenazas y coacciones, no procedía por ser ya cosa juzgada, señala el Diario de León, que añade que el letrado, además, incorporó un informe médico que, supuestamente, demuestra que no estaba en condiciones de declarar. La magistrada de Penal 2 de León ha suspendido la vista hasta nueva fecha.

    Sara Calleja dio por acabada la relación el 19 de septiembre de 2013, señala el diario leonés, pero él continuó telefoneándola y le envió numerosos mensajes a través del correo electrónico o del móvil «con expresiones intimidatorias para coartar y perturbar el normal desarrollo de su vida», según sostiene la Fiscalía.

    «Pareces hielo. No tienes sentimientos ni respeto a nada. Eres mala hasta las muelas. Goza. El mundo da vueltas pero tiene esquinas. Cuídate. Jamás olvidaré esto. Me has desgraciado la vida, acuérdate de que tarde o temprano pagarás la cuenta. Para mí, León está a la vuelta, cerquita. Sé que yo voy a caer pero te encontraré para que me devuelvas todo lo robado de mi existencia. Te odio. O me muero o me meten al talego, ¿está claro?».

    Estos son algunos de los mensajes que la Fiscalía aporta como prueba. El acusado no tenía antecedentes penales en el momento de los hechos.

    Un año después, el 16 de junio de 2014, fue condenado por amenazas y el 4 de abril de 2014 por coacciones, en ambos casos, en el ámbito familiar, recuerda el Diario de León.

    LEAVE A REPLY