Las ayudas a la plantacin permitirn unos 1.800 nuevos olivos en Ibiza

    15
    0
    SHARE


    Los productores de aceite de Ibiza contarán la próxima temporada con una nueva convocatoria de ayudas para la plantación de olivos, un programa que la conselleria de Agricultura del Govern balear creó de manera específica para la isla en 2017. Así lo confirmó ayer el director insular de Agricultura, Vicent Tur, tras la asamblea anual de la Agrupació de Defensa Vegetal i Sanitària de l’Olivar d’Eivissa.

    Tur informó de que, de cara a 2018, se mantendrá la aportación de 26 euros por árbol plantado, pero se ampliará el límite, actualmente fijado, de 3.000 euros de ayuda por producción. El presidente de la agrupación de l’Olivar, Mariano Tur, prevé que la renovación de estas subvenciones permitirá afrontar la plantación de 1.800 nuevos olivos, 500 más que en 2017.

    La asamblea de productores, que contó con la participación de 27 socios, nombró a su nueva junta directiva, en la que renueva Mariano Tur como presidente. El principal objetivo que se marca la agrupación de cara al año que viene es obtener la Indicación Geográfica Protegida para los aceites ibicencos.

    Con esta distinción se busca afianzar la bonanza de un sector que ya cuenta con 16 marcas, a las que se sumarán dos nuevas de manera inminente, una impulsada por las bodegas de vino Can Maymó y otra por la finca de Ca n’Andreu, en Santa Gertrudis.

    La nueva junta directiva también cuenta con nueva tesorera, Jana Ferrer, una de las tres mujeres de la asociación frente a casi un centenar de hombres. Ferrer, a sus 37 años, también es la productora más joven. «Creo que todavía somos muy pocas en el sector agrícola, en un curso reciente sólo éramos tres frente a 40 hombres y las tres de Sant Joan», explicó Ferrer, de Can Casetes.

    Otro de los productores más jóvenes de la agrupación es Pere Planells, de Can Garrovers, en Sant Miquel. A sus 41 años, ha ampliado la plantación de olivos que inició su padre hace 20 años en una colina «completamente emboscada», en la carretera a Benirràs. Ahora cuenta con 650 árboles, 150 de ellos olivos jóvenes plantados este año.

    Relevo generacional

    «Es complicado que haya un relevo generacional porque hay una generación intermedia que se fue del campo», advirtió Planells. «Mi caso ha sido distinto, porque en casa mi padre siempre ha cuidado de la finca y he seguido su ejemplo».

    La motivación principal de Planells no se traduce en beneficios económicos, pero defiende que, a cambio, su dedicación implica «revalorizar el campo». «Algunos propietarios pueden pensar que no es rentable plantar en sus fincas y tenerlas cuidadas, pero, al final, vendemos paisaje y conseguimos la satisfacción de crear un producto local único en el mundo, porque cada sitio cuenta con sus especificidades», destacó el productor.

    A pesar de que esta semana todavía continuará la cosecha de aceituna en alguna finca, el sector ya valora que se trata de «una temporada excelente, la mejor que se recuerda», apuntó el ingeniero agrícola de la agrupación, Joan Marí. Así, el aceite comercializado bajo la marca Oli d’E–Oli d’Eivissa superará los 25.000 litros, aunque queda calcular el resto de producción destinada a autoconsumo en las seis almazaras dadas de alta en la isla.

    Más intensidad

    En estos momentos se están llevando a cabo los análisis de calidad y los parámetros químicos del aceite recién elaborado. Marí avanzó que los trabajos ya indican que el producto es de «excelente calidad, más afrutado, porque, como no ha llovido hasta ahora, la aceituna estaba poco cargada de agua y se ha conseguido un sabor más intenso».

    Además de que las características organolépticas confirman la alta calidad del aceite ibicenco, el ingeniero resaltó otro valor a la hora de apostar por la plantación de olivos para dar vida al campo: «Es ideal para la isla porque sigue el ciclo laboral de la isla, ya que su mantenimiento es bajo en verano, mientras que la recolección y la poda se llevan a cabo después».

    LEAVE A REPLY