Los bares del West debern estar igual de insonorizados que las discotecas

    12
    0
    SHARE


    El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sant Antoni parece decidido a adoptar medidas de regeneración del West End que vayan más allá de las meramente cosméticas. Así se desprende de las actuaciones que incluirá la declaración de este controvertido barrio como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), que se aprobará en el próximo pleno municipal.

    La primera de estas medidas, según explicó a este periódico el concejal de Medio Ambiente, Pablo Valdés, consistirá en exigir a los bares del West End la realización de obras de insonorización equiparables a las que tienen las discotecas y salas de fiestas, dado que el equipo de gobierno considera que la mayoría de estos locales «son de facto salas de fiestas».

    Aunque estas obras obligarán a los empresarios afectados a realizar inversiones por su cuenta, el Ayuntamiento considera que «durante muchos años se han beneficiado de una actividad a veces irregular», indicó Valdés.

    La segunda actuación consistirá en reducir el horario de los bares del West End, si bien el equipo de gobierno no hará públicos los detalles hasta que se reúna este lunes con el grupo de la oposición, el PP, para hacerle partícipe de sus intenciones, y dentro de unos días con los propios empresarios afectados. En todo caso, «el horario tendrá que ser sensiblemente menor», anticipó Valdés, quien recordó que el problema de los ruidos detectados durante las mediciones de este verano tiene su origen, mayoritariamente, en la actividad de este tipo de locales.

    Como tercera actuación se prevé un endurecimiento de las sanciones económicas a los locales y personas que infrinjan la normativa de ruidos. Fundamentalmente, el cambio consistirá en suprimir las infracciones de tipo leve, para ser sustituidas por graves o muy graves, tal y com contempla le normativa balear en que se ampara la ordenanza. De hecho, en el pleno de esta semana se acordó modificar dicha norma municipal para dar cabida a este nuevo sistema de sanciones.

    «Un cambio real»

    Estas actuaciones son la continuación, añadió Valdés, de otras ya adoptadas y ejecutadas, como la peatonalización de varias calles del West o la reducción de los horarios de las terrazas en estas mismas calles.

    El equipo de gobierno, que lleva dos años realizando diagnósticos técnicos y encargando estudios sobre el terreno, quiere que estas medidas «supongan un cambio real» que vaya más allá de las tradicionales declaraciones de buenas intenciones. Además, espera disponer del apoyo del Partido Popular para que estas intervenciones perduren en el tiempo.

    El concejal de Medio Ambiente señaló que otras áreas urbanas que han sido declaradas Zonas de Protección Acústica en la Península han dado sus frutos y han logrado mejorar notablemente la situación. De hecho, el Ayuntamiento está en contacto con corporaciones de Valencia y otros puntos para asesorarse sobre los pormenores de la aplicación de esta normativa.

    Las estaciones de medición de ruido instaladas este verano en el West End confirmaron que se vulnera de forma sistemática la normativa sobre contaminación acústica. Los registros alcanzaron los 85,9 decibelios, 20 por encima de lo permitido. Los resultados de 2017 corroboran los análisis efectuados ya en 2016, cuando se detectó un índice de ruido muy superior al permitido.

    LEAVE A REPLY