Los hoteleros pitiusos exigen el mismo descuento que Menorca en la recaudacin de la ecotasa

    17
    0
    SHARE


    La Federación Hotelera de Ibiza y Formentera criticó ayer la modificación del impuesto turístico que supone «una ventaja para los establecimientos turísticos sitos en Menorca que operen más de cinco meses al año», puesto que se beneficiarán de una rebaja del 20% en la recaudación de la tasa. En cambio, para obtener la misma bonificación los hoteles de Ibiza deberán abrir durante siete meses, mientras que los de Formentera, seis.

    Este cambio en la recaudación de la conocida como ecotasa se introdujo la semana pasada durante la aprobación de los Presupuestos de la Comunitat, que «incorporó una enmienda de última hora, defendida por Més per Menorca, que perjudica la recaudación global del impuesto», según el comunicado remitido ayer por la patronal pitiusa. Para los hoteleros, se trata de «una ventaja derivada de su mayor influencia política y no de la realidad del mercado».

    En declaraciones a este periódico, el gerente de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera, Manuel Sendino, explicó que con este comunicado se reclama «implícitamente» que se beneficie a las Pitiüses con las mismas condiciones de las que podrán disfrutar los empresarios menorquines. «O todos moros o todos cristinos», resumió.

    Los hoteleros pitiusos recuerdan que, salvo en el caso de Vila, el resto de los establecimientos de las Pitiüses sufren los mismos problemas de estacionalidad que se aducen para dotar a las empresas menorquines de este incentivo a la hora de abrir cinco meses. «Resulta que se privilegia un destino balear sobre los demás sin pensar que, al menos, en Ibiza y Formentera son numerosos los establecimientos a los que les cuesta mucho llegar a operar cinco meses». «Parece que Menorca tuviera más y mejores valedores ante el Govern balear», sentencia el comunicado.

    «Marginados»

    El presidente de la Federación Hotelera de Sant Antoni y la bahía de Portmany, Juanjo Planells, recordó por su parte que los establecimientos de la zona que representa «abren seis meses como mucho», por lo que se consideran «marginados respecto a Menorca». «No vale la pena abrir siete meses para que nos rebajen el 20% en la recaudación de la ecotasa, nos haría falta mayor ocupación al principio y al final de temporada». «Hay que aplaudir a los políticos menorquines porque nos han colado un gol», apuntó Planells.

    LEAVE A REPLY