Lucas Guasch, un pescador de altura

    12
    0
    SHARE


    Su abuelo ya pescaba, su padre también y él ha trasmitido su pasión a sus hijos. Lucas Guasch Torres guarda en su casa más de 200 cañas y una vitrina plagada de trofeos. «Tengo las cañas desde que era pequeño», dice.
    Con siete años, si hacia buen tiempo, Lucas se adentraba en el mar con el barco de sus padres y si hacía malo se iban a Pou des Lleó a apostarse entre las rocas. Lo importante era pescar.

    Seis años después, ya se codeaba con grandes campeones en las competiciones a las que empezó a acudir. Y con el tiempo ha llegado a ser campeón en todas las modalidades tanto en tierra como en alta mar. Sin ir más lejos, en 2016 fue oro individual y por equipos en la modalidad de Roca del Campeonato de España que se celebró en Alicante. «Esta fue la competición más especial porque habíamos perdido a José Juan Nicolau, una gran persona, y uno de los mejores pescadores que he conocido», recuerda.

    Tantos años compitiendo durante los fines de semana que dan casi para escribir un libro. Como la vez que después de llegar a Melilla tras un largo viaje, la compañía aérea había perdido todo el equipamiento. Menos mal que dos amigos les dejaron unas artes, que si no, se quedan sin competir. O el día de pleno invierno que en Sant Antoni se enredó un cabo en la hélice y a punto estuvieron de no poder salir, si no llega a ser porque Lucas se tiró vestido al mar para desenrollar la cuerda.

    Aunque en Ibiza hay bastantes aficionados, no son tantos para ser una isla, así que uno de sus empeños es crear una importante cantera. Primero, entre sus tres hijos, que con tres años ya tenían metida la adrenalina de la competición en el cuerpo. Y luego, con los campamentos de verano que ha ideado en Santa Eulària para que los niños aprendan a pescar. «Era algo que yo echaba de menos de pequeño, las actividades para niños y la posibilidad de ir a los campeonatos de Baleares. Por eso intento que no le falte a la nueva generación».
    Más que una afición, la pesca es para Lucas Guasch una auténtica pasión. «Me encanta todo, el ambiente, el ruido del mar, los paseos por la costa hasta encontrar el mejor lugar para lanzar el anzuelo, el viento, y en competición el ansia por ganar» apunta mirando al horizonte.

    La pesca en Ibiza

    El nivel de la pesca deportiva en Ibiza es tan alto que casi todos los meses un fabricante de Tailandia viene hasta aquí para probar los cebadores y flotadores de última tecnología que va a fabricar. Además, Lucas Guasch, junto a sus compañeros, prueban y perfeccionan multitud de materiales que se producen en Asia. Gracias a este y otros empresarios que proveen material de pesca, compañías que patrocinan el transporte del equipamiento y algunas subvenciones pueden permitirse viajar por toda España de campeonato en campeonato. Cada modalidad tiene su encanto y cada mar su dificultad. «Me gusta mucho el Cantábrico, aunque, ¡claro!, los temporales son un gran impedimento para nosotros, acostumbrados a un mar más calmado», dice Guasch, que también es vicepresidente y delegado en Eivissa de la Federación Balear de Pesca

    LEAVE A REPLY