Mariscal De Gante: Me da pena dejar la comisara de Ibiza

    15
    0
    SHARE


    n José Manuel Mariscal de Gante (Madrid, 1956) abandona su puesto de comisario de Ibiza tras ser aprobada su petición de cambio de destino. «Me da pena dejar la isla. El ambiente de trabajo es genial, pero mi familia está en Madrid», explicó ayer De Gante, que aún no sabe a qué comisaría de la capital le asignarán ni tampoco quién será su sustituto al frente de la Policía Nacional de Ibiza.

    De Gante se incorporó en enero a su puesto en la isla y juró el cargo de comisario el pasado 21 de diciembre en Madrid, ciudad que ha sido su último destino como inspector jefe y a la que regresará en diciembre. Se trata del tercer comisario en los últimos tres años, ya que su traslado a Ibiza se debió a la marcha de José Luis Garau, quien permaneció solamente un año al frente del Cuerpo Nacional de Policía de Ibiza. Garau, por su parte, fue el elegido para sustituir a José Luis Santafé.

    En una entrevista a Diario de Ibiza publicada en junio, De Gante destacó «la profesionalidad» de su plantilla, aunque reconoció que «lo ideal» sería contar con un número mucho mayor de policías. «Lo agentes se esfuerzan bastante en conseguir el nivel de seguridad exigido», explicó entonces el comisario. Pese a las vacantes en el Cuerpo Nacional de Policía de la isla, el comisario destacó que habían logrado reducir el número de infracciones penales.

    Además, durante sus once meses al frente de la Policía Nacional de Ibiza, la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) y la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif) han culminado este año operaciones de peso. Entre ellas destaca la desarticulación de varios grupos criminales relacionados con la banda del Rolex.

    En agosto, agentes de la Policía Nacional de Ibiza desmantelaron una organización presuntamente dedicada a la explotación sexual en la isla, detuvieron a tres personas y lograron rescatar a siete mujeres, cinco de Rumanía y dos españolas. Una de ellas fue liberada antes de que, supuestamente, empezara a ser obligada a ejercer la prostitución.

    Uno de los arrestos relevantes más recientes fue el de un hombre de nacionalidad italiana que estaba reclamado por la justicia de su país por la presunta comisión de un delito de tráfico de drogas «de carácter grave». La Policía Nacional informó de que se trataba de un individuo «muy peligroso» que pertenecía a una banda de narcotráfico.

    LEAVE A REPLY