Tal da como hoy en Diario de Ibiza: fallece Toni Cardona

    16
    0
    SHARE


    Hace 25 años: Fallece el artista Toni Cardona

    Uno de los artistas con más proyección de Ibiza, Toni Cardona, fallecía el miércoles 9 de diciembre de 1992, aunque la noticia no se publicó hasta dos días más tarde. Murió en Vesoul (Francia), arrollado por el mismo tren que debía llevarle hasta Zurich. Tenía 37 años y acababa de exponer en La Caixa.
    Mientras el consternado mundo cultural de la isla lloraba la desaparición de uno de sus artistas más queridos, las instituciones clamaban por la retirada de la compañía Binter del espacio aéreo balear, anunciada el 10 de diciembre. Sin previo aviso, la filial de Iberia suprimía su programación, para enfado del Govern balear y de Fomento del Turismo. Incluso el Ayuntamiento de Ibiza, por boca de su alcalde, Enrique Fajarnés, lamentó que prevalecieran los intereses económicos: «Debería tenerse en cuenta el hecho insular y el derecho de todos los ibicencos a tener unos servicios de transportes rápidos y suficientes», se quejó. Vamos, lo mismo de siempre, solo que dicho hace 25 años.
    «El sector inmobiliario ibicenco está desplomado y saturado de cemento, alertaba aquellos días Diego Llerena, delegado de los agentes de la propiedad inmobiliaria (Api). Acababa de estallar una burbuja, la previa a la de 2008: «Hay un millar de propiedades que no encuentran comprador», se lamentaba. La devaluación de la peseta abría, eso sí, la posibilidad a que franceses, alemanes y británicos adquirieran las viviendas un 15% más baratas.

    50: Se anunciaba la construcción de la Delegación del Gobierno en Vila y del colegio Sa Bodega

    En la tercera semana de diciembre de 1967 se anunciaba «la inminente construcción del edificio de la Delegación del Gobierno» en la avenida Isidor Macabich… de corta vida, pues no cumplió ni medio siglo en pie. Ya demolido, ahora es, temporalmente, un aparcamiento. También se anunciaba la inminente construcción del colegio Sa Bodega y la reforma y reparación de la torre de la catedral, así como la cuarta expropiación forzosa de terrenos en es Codolar para la ampliación del aeropuerto. Estaban también listos los proyectos para llevar agua potable a Ca n´Escandell y es Viver. Curiosamente, el 11 de diciembre de hace 50 años se repetía lo vivido ese mismo día de esta semana: vientos que llegaron a los 99 kilómetros por hora. El aeropuerto estuvo cerrado todo el día. Otros tiempos.

    Hace 75 años: Las ´fake news´ actuales son de poca cosa comparadas con las de 1942: 1.578 tanques de la URSS destruidos en una batalla

    Si en la actualidad pagamos anualmente el impuesto de vehículos de tracción mecánica, en 1942 existía un censo que englobaba al «ganado, carruajes, automóviles, bicicletas y motocicletas». Multas de 25 a 500 pesetas a todo aquel que no inscribiera a sus «cabezas de ganado caballar, mular, asnal y bovino» o su moto en el Ayuntamiento de Ibiza, tal como anunció este en la segunda semana de aquel año. En plena Segunda Guerra Mundial, las noticias del conflicto acaparaban las páginas de Es Diari, especialmente las que daban cuenta del dominio, aún, de Alemania sobre la URSS. Se exageraba todo lo que fuera una paliza a los ´rojos´: «1.578 tanques soviéticos destruidos en el frente del Este», publicó el 15 de diciembre. Se tenía ganas a los sóviets y se mimaba a los voluntarios de la División Azul ibicencos.

    Hace 100 años: Isleña Marítima amagaba con anular la línea directa semanal que unía Ibiza con Barcelona

    Si hace 25 años las instituciones ibicencas protestaban por la salida a la francesa de la aerolínea Binter, hace un siglo las quejas se centraron en el único medio de transporte que unía las Pitiüses con la Península, los barcos, entonces llamados vapores. Se temía que Isleña Marítima suprimiera la línea directa semanal que enlazaba Ibiza con Barcelona. «Arruinaría el comercio y la agricultura de esta isla», escribió el 12 de diciembre el alcalde de Ibiza, Joan Escandell, al ministro de Fomento.
    Por lo demás, satisfacción en la isla porque el joven Álvaro Medina, que estudiaba Medicina en Barcelona, había aprobado «con brillantez» la asignatura de alemán, mientras una familia buscaba «nodriza» con «leche fresca» y en el Pabellón Serra se proyectaba ´Un capitán de lanceros´.

    LEAVE A REPLY